viernes, 27 de mayo de 2016

MANIFIESTO POR UN TERRITORIO SOSTENIBLE "CANARIAS NO ES UN SOLAR"

Resultado de imagen de MANIFIESTO POR UN TERRITORIO SOSTENIBLE CANARIAS NO ES UN SOLAR

Soy uno de los firmantes de este manifiesto contrario al anteproyecto de la Ley del Suelo que en estos momentos se está tramitando en el Parlamento de Canarias y que transcribo a continuación:


El Archipiélago canario, un territorio volcánico que ocupa apenas 600.000 has y cuenta con  cuatro Parques Nacionales, siete Reservas de la Biosfera, más del 42% de su territorio protegido, un patrimonio  histórico-arqueológico único, una  cultura territorial de más de 2000 años de antigüedad, casi 20.000 especies vegetales y animales, el 30% de las cuales son exclusivas de las Islas, y un paisaje singular, reclamo de su principal actividad económica, se enfrenta a la especulación y destrucción de su patrimonio.

Durante más de veinte años, desde que asumió las plenas competencias para la ordenación y gestión del territorio, Canarias desarrolló una legislación territorial que buscaba implantar un modelo territorial más cohesionado, próspero y sostenible, para una sociedad y una economía más justas y solidarias.  Este proceso culminó con las Directrices de Ordenación, aprobadas por unanimidad por el Parlamento de Canarias.
Sin embargo, tras el estallido de la crisis económico-financiera, el Gobierno de Canarias comenzó a reformular esta legislación a través de leyes parciales, como las de Medidas Urgentes y Armonización, que trataban de desregular lo que anteriormente se protegía. En el momento actual, y con el Anteproyecto de Ley del Suelo de Canarias, intenta un cambio radical de dirección para convertir nuestro territorio en mercancía y nuestro futuro en efímeros negocios especulativos.

Un territorio sostenible
Por eso reclamamos hoy, con más firmeza que nunca, un territorio sostenible para Canarias, basado en sus recursos naturales y culturales como fuente de riqueza endógena. Por eso denunciamos y rechazamos la apuesta neoliberal por reproducir la burbuja inmobiliaria que provocó la crisis y que tanto paro, miseria e injusticia ha generado en la sociedad canaria.
Reclamamos el derecho analizar seriamente los problemas que presenta la gestión del territorio canario tras el crecimiento urbanístico y edificatorio acelerado sufrido entre el final del siglo XX y el comienzo del XXI. El análisis y la búsqueda  de soluciones tienen que hacerse de una forma democrática y pausada, aunque sin dilación, con tiempo para fomentar y conseguir la más amplia participación de todos los sectores de la sociedad. Por eso estamos constituyendo esta plataforma, como una herramienta colectiva para facilitar la convergencia y la acción de quienes somos conscientes de que el territorio es nuestro mayor recurso, que pertenece a las generaciones canarias futuras, y que desde esta perspectiva hay que usarlo y conservarlo.
Nos negamos a renunciar a un proyecto de país cohesionado, unido y solidario. Necesitamos que la legislación, la política territorial y la ordenación insular y autonómica contribuyan  a la reducción de la creciente desigualdad entre islas, municipios y  ciudadanía. Queremos seguir avanzando en el proceso de cambio hacia un desarrollo más sostenible y en la lucha contra el cambio climático. Creemos en un territorio de mayor calidad, más atractivo, mejor conservado, más productivo y menos vulnerable ante las amenazas del calentamiento global.
Sabemos que, para lograrlo, tenemos que impulsar en cada isla sistemas urbanos más equilibrados, que acerquen los servicios a los ciudadanos, faciliten una mayor de calidad de vida y eviten el exceso de movilidad terrestre que caracteriza a nuestro modelo territorial actual. Tenemos que ahorrar suelo, consumiendo menos y reutilizando más y mejor el que ya hemos urbanizado, pero también conservar el patrimonio natural, paisajístico y cultural de nuestras ciudades y campos. Necesitamos ciudades más compactas pero menos congestionadas, más habitables, con mejores servicios y transportes, con mejores y más cercanas zonas verdes, con espacios de mayor calidad, con más posibilidades de desarrollo cívico. 
Tenemos que compartir la calidad de vida con los habitantes del medio rural, reforzando los servicios de los núcleos urbanos de tamaño pequeño y mediano, evitando la dispersión y el deterioro tanto del paisaje como del suelo agrario. Reivindicamos un suelo rústico centrado en sus potencialidades y su patrimonio, un suelo agrícola protegido como bien colectivo y fuente básica de nuestra soberanía alimentaria, capaz de generar riqueza y empleo y reducir nuestra actual y casi absoluta dependencia del exterior.
Tenemos la convicción de que una adecuada legislación y política territorial puede contribuir decisivamente a la creación duradera de empleo de calidad, a un desarrollo económico más sostenido, a una sociedad cada vez más justa, a un territorio cada vez más útil, más hermoso y mejor conservado.  Y no es ese el modelo de territorio, sociedad y economía que pretende el Anteproyecto de Ley del Suelo de Canarias.

Un Anteproyecto de Ley  insostenible
Por el contrario, el Anteproyecto diseña un modelo desintegrado, en el que la parte prevalece sobre el conjunto, en el que los planes municipales configuran la realidad de la isla frente a un planeamiento insular debilitado, y en el que la realidad de las islas configura la del archipiélago, ante la voladura de las competencias, los organismos y el planeamiento ambiental y territorial autonómicos. El resultado será el aumento de la competencia y las desigualdades intermunicipales e interinsulares, al tiempo que la destrucción del sistema de planeamiento, al hacer que lo sectorial prevalezca sobre lo general y las actuaciones excepcionales, aisladas, rápidas e inconexas prevalezcan sobre el planeamiento municipal, insular y autonómico. Un marco normativo abierto, rico en atajos y liderado por administraciones más débiles y vulnerables, que aumentará la inseguridad jurídica y la arbitrariedad.
Los procedimientos e instrumentos excepcionales, de poderes casi ilimitados y capaces de colocar rápidamente cualquier uso, de cualquier dimensión, en casi cualquier lugar del archipiélago constituyen, con las competencias, el otro gran vehículo de desigualdad y desorden territorial. Un urbanismo en el que prime el proyecto frente a la planificación dejará de lado a aquellos municipios y a aquellas personas en las que no se considere rentable invertir.
El Anteproyecto fomenta el consumo y dispersión ineficientes del suelo urbanizable, para el que fija falsos límites, pese al exceso de oferta  existente. Asimismo, deriva a los planes municipales la decisión discrecional de las urbanizaciones aisladas y declara inextinguible al suelo urbanizable turístico, al exceptuarlo de los plazos y obligaciones impuestas al suelo residencial e industrial. Levanta también, con la derogación de las Directrices, la prohibición de urbanización del litoral aún no utilizado. 
Consecuencias aún más negativas puede tener la implantación en el suelo rústico, mediante simple licencia municipal, de usos impropios como los recreativos, deportivos o docentes o, mediante una declaración insular de interés social, de viviendas, turismo o equipamientos privados de cualquier tipo. A ello se unen la capacidad de implantar cualquier uso que pueda generar rentas complementarias a las agrarias, y las actuaciones de todo tipo y dimensión que los instrumentos y procedimientos excepcionales pueden llevar al suelo rústico. Además, debilita los núcleos urbanos en el medio rural, al permitir el crecimiento de los asentamientos rurales y agrícolas, y su expansión periférica mediante una  corona de 200 metros de anchura. Las tensiones especulativas que unas y otras medidas pueden provocar en el medio rural canario elevarán todavía más los precios del suelo, poniéndolo fuera del alcance de la actividad agraria y propiciando, en determinados ámbitos, su simple expulsión. 
Esta pérdida de valores económicos, sociales y culturales del territorio define también la baja calidad del modelo propugnado por el Anteproyecto. En primer lugar, la baja calidad democrática, al convertir la participación ciudadana, que es un derecho en la vigente legislación canaria, en una simple posibilidad, y suprimir el deber de las administraciones públicas de fomentar dicha participación. De ese  desinterés ha sido buena muestra la mezquina actitud adoptada por el Gobierno de Canarias respecto de la información pública de un  Anteproyecto tan importante y complejo como éste, reducida a quince días ampliados en otros quince.
En segundo lugar, baja calidad ambiental, al permitir la autoevaluación, por los Ayuntamientos, del impacto ambiental de los planes, además de exonerar y rebajar el alcance de las evaluaciones, y al dedicar al paisaje apenas dos determinaciones formales -un mandato de análisis y un decorativo observatorio-, eliminando las medidas concretas contenidas en las Directrices de Ordenación General y, entre ellas, las de fomento de la reforestación, con fines paisajísticos y de lucha contra la erosión.
Y, por último, baja calidad urbana, al reducir la dimensión de los espacios libres de obligada reserva por el planeamiento municipal, al que permite contabilizar como tales las playas urbanas, las áreas recreativas de los espacios protegidos  y las dotaciones locales de zonas verdes, que la actual normativa añade a dicha reserva. A cambio, el Anteproyecto propicia la congestión de las zonas más densas de las ciudades, al considerar que será válida la densidad realmente existente, en caso de superar a la máxima que fija la Ley, y admitiendo incrementarla aún más con la edificación de los suelos vacantes.  Rechazamos una ley de suelo que, al mantener e incrementar densidades brutales sin dotaciones adecuadas de servicios públicos, golpea con especial dureza a los barrios más populares. Por el contrario, exigimos un marco jurídico que potencie unas ciudades más habitables y sostenibles.

Por Canarias, territorio sostenible
Porque nos negamos a reactivar el viejo y fallido modelo del bloque y el cemento, porque queremos un futuro mejor para el territorio, la sociedad y la economía del archipiélago y porque queremos participar en el diseño y la construcción de ese futuro, hacemos un llamamiento a la sociedad canaria para que se sume a la petición de retirada del Anteproyecto de Ley del Suelo y la apertura de un proceso amplio de auténtica participación ciudadana que defina el marco legal adecuado para conseguir un modelo territorial más duradero, compartido y sostenible.

Exigimos garantías ambientales en el planeamiento urbanístico 
Exigimos protección efectiva del suelo agrícola y rústico
Exigimos una ordenación del territorio que luche contra el cambio climático
Exigimos reequilibrar el territorio atendiendo a los colectivos más desfavorecidos por la crisis 
Exigimos una ordenación del territorio de Canarias al servicio del empleo sostenible y de calidad
¡No al Anteproyecto de ley del suelo!  ¡SI A UNA LEY DEL TERRITORIO SOSTENIBLE!

SUSCRIBEN ESTE LLAMAMIENTO:

Sindicatos: 
UGT Canarias, 
CC.OO Canarias, 
Intersindical Canaria, 
Frente Sindical de Obrero de Canarias (FSOC)
Comisiones de Base (COBAS).

Organizaciones ecologistas y ambientalistas: 
Federación Ecologista de Canarias Ben Magec,
La Vinca, 
Turcón, 
Abeque (Tenerife)
Asociación Cultural y Ecologista Imidauen (La Palma)
ASCAN
Centinela  (La Palma)
Asamblea Irichen  (La Palma)
Tagaragunche (La Gomera)
Adenhi (Hierro)
Guanil  (Fuerteventura)
Agonane (Fuerteventura)
Coordinadora Ecologista El Rincón (Tenerife)
Ecologistas en Acción (Tenerife)
Ecologistas en Acción (Gran Canaria)
Las Palmas en bici 

Partidos Políticos:
Nueva Canarias,
Podemos,
Izquierda Unida Canaria, 
Equo, 
Si se Puede,
Iniciativa Ciudadana de Firgas – ICFIR,
Compromiso por Firgas – COMFIR

Organizaciones Sociales y Culturales: 
Fundación César Manrique
Federación de Vecinos del Real de Las Palmas (AVECALTA),  
Unión de Pequeños Agricultores (UPA), 
ATTAC Canarias,  
Asociación de Pensamiento Alternativo (APAL),
Abogados por el Cambio, 
Colectivo Juvenil INEKAREN, 
Acción en Red Canarias.
Asamblea Popular LPGC
Asociación de Comunicadores Populares de Canarias 
Federación de Asociaciones de Mayores Los Menceyes
Grupos y personas que componen la Plataforma “Salvar Canarias”
Colegio de Oficial de Trabajadores Sociales
Asociación-Centro social autogestionado Café despacio.
-Asoci. Canaria de economía alternativa.
Colectivo Siembra.
Alternativa antimilitarista. MOC.
REDESSCAN: Red canaria en defensa del sistema público de servicios sociales
Asociación Cultural Guiniguada Comunicación

Ex altos cargos del Gobierno de Canarias:
Paulino Rivero (ex presidente del Gobierno de Canarias) 
Román Rodríguez  (ex presidente del Gobierno de Canarias) y Diputado del Parlamento de Canarias
Antonio González Vieitez (ex consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias)
Faustino García Marquez (ex director general de urbanismo
Fernando Rios Rull (ex comisionado para el autogobierno)
Tomás Padrón Hernández (ex presidente del Cabildo del Hierro)
Carmelo Padrón. Ex consejero de Política Territorial y Catedrático de Derecho Urbanístico
Enrique Febles González. Ex consejero de Urbanismo, Territorio y transporte del Cabildo del Hierro

Profesionales: 
Emma Pérez Chacón, Profesora de la ULPGC
Alexis Ravelo. Escritor
José Pérez Ventura. Abogado de Justicia y Sociedad
Carmen Valido
Pepe Villalba, Trabajador de Sanidad
Ramón Díaz,  Profesor ULPGC
Koldobi Velasco, Profesora de la ULPGC
German Santana, Profesor de la ULPGC
Pedro de la Fé, Profesor de la ULPGC
Adolfo Padrón, Profesor
Fernando Gómez Aguilera, Fundación Cesar Manrique
José Molina.  IUC Las Palmas de GC
Elvira Suárez Gutiérrez. Coordinadora IUC. Gran Canaria 
José de León Hernández, Técnico Cabildo Insular
Miguel Ángel Robaina. Profesor de Secundaria
Montserrat González Lugo. Activista Feminista
Federico Aguilera Klink. Catedrático de Economía Aplicada ULL
Eugenio Reyes Naranjo.  Socilogo. Militante Ecologista.
Izaskun Legarza. Librera
Pedro Anatael Meneses. Ex Presidente de la Autoridad Portuaria de S/C de Tenerife
Pablo Ródenas Utray. Profesor de Filosofía de la ULL
José Suárez,
César Rodríguez Placeres. Catedrático de Química ULL y director de Radio San Borondón
Juan José Arteaga. Ex Secretario  General de CC.OO de Canarias
Ana Hardison. Profesora de Filosofía
José Luis Escohotado. Profesor de la ULL
Lola Schneider. Ecologista y Activista Social
Julia Gil. Poeta.
Kakó. Profesor de FP y Cantante
Maiki Martin. Escritora
Julián Ayala. Periodista
Graciliana Montelongo. Pintora
Anselmo Fariña. Profesor de secundaria y activista de ACAPS
Paco Alcaraz. Escritor
Alberto Cañete. Cantante
Argelio Hernández. Poeta
Cándido Quintana. Presidente Plataforma Defensa Puerto de Santa Cruz
Carmen Roger. Activista ACAPS
Carmelo Jorge. Secretario General CC.OO. de Canarias
Gustavo Santana. Secretario General UGT Canarias
José Ramón Rodríguez. Secretario General de USO Canarias
Eugenio Padilla. Secretario Insular de Tenerife de FSOC
Rafael Medina. Sindicalista de COBAS
Ignacio Rodríguez. Abogado y sindicalista
Ana Gallardo. Portavoz de Equo
Justo Molina. Portavoz de ANC
Angus Rodríguez. Coordinadora de Recortes Cero Canarias
Juan Carlos Rando, biólogo.
Javier Díaz – Reixa Suárez, abogado experto en derecho urbanístico y medioambiental.
Pedro Fernández Arcila, abogado experto en urbanismo y medio ambiente, y concejal de SSP en el ayuntamiento de Santa Cruz.
José María Fernández – Palacios, Catedrático de Ecología de la ULL.
Theo Oberhüber, Ecologistas en Acción.
Paco Segura, Ecologistas en Acción.
Luis González Reyes, Ecologistas en Acción.
Juan Pedro Izquierdo Marrero, guardamontes y presidente de APROASCA
Araceli Reymundo Izard, arquitecta experta en arquitectura bioclimática.
David Reyes González, arquitecto urbanista.
Domingo Garí Hayek, profesor de Historia de la ULL.
Antonio Cabrera Expósito Portavoz de la Plataforma por un nuevo modelo energético para Canarias.
Mayca Coello, socióloga y técnica de medio ambiente, 
Agustín Espinosa, biólogo marino

Cargos Públicos: 
Luis Campos. Diputado en el Parlamento de Canarias
Asunción Delgado. Diputada en el Parlamento de Canarias 
Noemí Santana Diputada en el Parlamento de Canarias
Fernando Sabaté. Consejero del Cabildo Insular de Tenerife
Juan Manuel Brito. Vicepresidente del Cabildo Insular de Gran Canaria.
Maria Nebot. Consejera Cabildo Insular de Gran Canaria
Carmelo Rámirez. Consejero del Cabildo Insular de Gran Canaria.
Carlos Meca Martín, consejero del Cabildo de Lanzarote.
José Armingol ,Alcande de Santa Brigida
Rubén Martínez Carmona, licenciado en Historia y consejero del Cabildo de La Gomera por SSP.
Manuel Amador Director General de Medio ambiente del Cabildo De Gran Canaria
María del Pilar Villarmin. Profesora y Concejala Unidos por Tegueste
Ramón Trujillo. Secretario General de IU Canarias, y Concejal en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife
Pilar Álvarez Concejala Ayuntamiento de Las Palmas
Javier Doreste Concejal de Urbanismo del Ayto de Las Palmas de Gran Canaria
Eligio Hernández Bolaños, técnico de medio ambiente y concejal de SSP del ayuntamiento de Santa Cruz.
Manolo Martín Rocha, técnico de medio ambiente y concejal de SSP del ayuntamiento de Tegueste.
Sergio Fernández Díaz, empresario en energías renovables y turismo, ingeniero industrial y concejal del ayuntamiento de Tegueste.
Blanca Carrasco Mesa, profesora jubilada y concejala del ayuntamiento de Tegueste.
Yaiza Afonso Higuera, concejala del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife por SSP.
Esteban Lorenzo Rivero, concejal del ayuntamiento de Buenavista del Norte por SSP.
Asunción Frías Huerta, concejala del Ayuntamiento de Santa Cruz por SSP.
Domingo Guzmán Correa Marichal, concejal del Ayuntamiento de Valle Gran Rey por SSP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario